fbpx

Ultrasonido de la tiroides en niños

La ecografía tiroidea es uno de los métodos más populares de visualización de la estructura interna del órgano, basado en el paso de ondas ultrasónicas a través del tejido. El estudio es uno de los métodos básicos de diagnóstico en endocrinología pediátrica, ya que es seguro, informativo y no requiere daños en la piel.

En la Clínica Infantil Kidoz de San José se puede realizar una ecografía de la glándula tiroides a un niño de cualquier edad a un precio asequible.

El examen es seguro, indoloro y prácticamente no tiene contraindicaciones.

Ventajas de la ecografía de la tiroides en la Clínica Kidoz

Nuestro centro multidisciplinar ofrece servicios médicos de diagnóstico y tratamiento de la máxima calidad. A su servicio:

  1. Médicos experimentados de diversas especialidades
  2. Equipos modernos de diagnóstico por ultrasonidos
  3. Cita previa sin colas
  4. Ambiente cómodo en todas las etapas de la visita a la clínica
  5. Posibilidad de recibir asesoramiento tras la ecografía

La ecografía a tiempo – una oportunidad para identificar la enfermedad en la etapa inicial y detener rápidamente su desarrollo. Reserve una ecografía por teléfono + 506 4000-1597.

Qué muestra una ecografía de la glándula tiroides

Durante el proceso de diagnóstico, el médico hace pasar ondas ultrasónicas dirigidas a través del tejido. Dependiendo de la densidad de la zona investigada, algunas de las vibraciones se reflejan y son captadas por el transductor. Tras el procesamiento informático, la información se transforma en una imagen en la pantalla.

Con la ayuda de la ecografía, el médico puede evaluar la estructura anatómica del órgano, su tamaño y grosor, las características de su localización y su estructura interna. Es obligatorio estudiar los bordes de la glándula, las características de su riego sanguíneo, así como el estado de los ganglios linfáticos más cercanos. Además de los indicadores normales, el médico puede identificar:

  • agrandamiento o reducción patológicos;
  • signos de inflamación aguda o crónica;
  • neoplasias diversas: nódulos, quistes, masas;
  • trastornos del riego sanguíneo.

Así pues, la ecografía puede utilizarse para detectar diversas formas de tiroiditis, bocio tóxico nodular y difuso, adenoma y otras enfermedades

Indicaciones: cuándo se debe realizar una ecografía tiroidea a un niño

La patología tiroidea suele ser asintomática hasta que alcanza una fase de desarrollo suficientemente descuidada. Cualquiera de estos signos debería ser motivo para ponerse en contacto con un endocrinólogo pediátrico y realizar una ecografía de la glándula tiroides:

  • irritabilidad excesiva, impulsividad, falta de atención, rabietas frecuentes;
  • letargo, somnolencia, apatía;
  • disminución del rendimiento escolar;
  • aumento del apetito combinado con disminución del peso corporal o viceversa;
  • trastornos del sueño;
  • aumento o disminución de la temperatura corporal;
  • sensación de cuerpo extraño en la garganta, sensación de compresión en la zona del cuello;
  • aumento del tamaño de la glándula tiroides detectado durante el examen;
  • cambios en el nivel de hormonas tiroideas en la sangre, etc.

Si un niño vive en una zona donde existe un mayor riesgo de enfermedad tiroidea y/o un pariente cercano padece una enfermedad tiroidea, el examen debe realizarse de forma rutinaria. La frecuencia del diagnóstico la determina un endocrinólogo pediátrico.

Preparación y realización del estudio

La ecografía tiroidea en niños y adolescentes no requiere preparación previa. Se recomienda acudir a la consulta después de un desayuno o merienda ligeros, ya que la presión sobre la superficie anterior del cuello con el estómago vacío puede provocar un reflejo nauseoso.

El diagnóstico se realiza en decúbito supino, y puede colocarse un rodillo especial bajo el cuello. La piel se trata con un gel que mejora la conducción de las ondas, tras lo cual el médico conduce el transductor en la proyección de la glándula, examinándola desde todos los lados. Por regla general, el diagnóstico no dura más de media hora.

Resultados

Una vez finalizado el examen, el médico redacta una conclusión en la que indica todos los parámetros necesarios (dimensiones, contornos, estructura interna, etc.). Si se detectan cambios en el proceso, se registran obligatoriamente en el documento.

La interpretación de los resultados es responsabilidad del endocrinólogo tratante, ya que es importante tener en cuenta no sólo los datos de la ecografía, sino también las conclusiones de los especialistas relacionados, las pruebas de laboratorio, etc.

IMPORTANTE

El resultado de la ecografía no es un diagnóstico independiente y sirve como técnica auxiliar para determinar con precisión la causa de la patología en conjunción con las quejas, los datos de los análisis clínicos y otras técnicas de exploración.

Impresionantes valoraciones