fbpx

Ultrasonido abdominal general

El ultrasonido abdominal, también denominado “ecografía abdominal”, es un examen seguro e indoloro en el cual se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes del abdomen.

Durante el estudio, una máquina de ultrasonido envía ondas sonoras hacia la zona abdominal y las imágenes se registran en una computadora. Las imágenes en blanco y negro muestran las estructuras internas del abdomen, como el apéndice, los intestinos, el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el bazo, los riñones y la vejiga urinaria.

El ultrasonido completo de abdomen permite evaluar todos los órganos abdominales. Un ultrasonido limitado del abdomen evalúa uno o varios órganos, pero no la totalidad de ellos.

El examen es seguro, indoloro y prácticamente no tiene contraindicaciones.

Ventajas de la ecografía abdominal infantil en la Clínica Kidoz

Nuestro centro multidisciplinar ofrece servicios médicos de diagnóstico y tratamiento de la máxima calidad. A su servicio:

  1. Médicos experimentados de diversas especialidades
  2. Equipos modernos de diagnóstico por ultrasonidos
  3. Cita previa sin colas
  4. Ambiente cómodo en todas las etapas de la visita a la clínica
  5. Posibilidad de recibir asesoramiento tras la ecografía

La ecografía a tiempo – una oportunidad para identificar la enfermedad en la etapa inicial y detener rápidamente su desarrollo. Reserve una ecografía por teléfono + 506 4000-1597.

Qué muestra la ecografía abdominal

Durante la ecografía, el médico ve todas las características estructurales y anatómicas de los órganos abdominales, lo que le permite identificar probables anomalías, determinar con precisión el diámetro de los vasos sanguíneos, determinar la densidad y el estado de los tejidos circundantes.

Este método de diagnóstico puede utilizarse para determinar:

  • características individuales o anomalías del desarrollo;
  • signos de procesos inflamatorios;
  • presencia de objetos extraños en la cavidad de algunos órganos (por ejemplo, cálculos biliares);
  • presencia de neoplasias benignas y malignas;
  • cambios patológicos en la estructura de los tejidos;
  • problemas de irrigación sanguínea de los órganos de la cavidad abdominal;
  • lesiones mecánicas.

Durante la ecografía, el especialista examina no sólo los órganos de la cavidad abdominal del niño, sino también las fibras nerviosas circundantes, los plexos vasculares y el tejido adiposo, lo que hace que el estudio sea lo más completo e informativo posible.

Indicaciones para la ecografía

Además de las revisiones preventivas rutinarias, los niños y adolescentes deben ser citados para una ecografía abdominal si existen:

  • quejas de dolor en el abdomen, parte baja de la espalda, lado derecho o izquierdo;
  • color amarillento de la piel, mucosas, blanco de los ojos;
  • flatulencia constante, hinchazón abdominal;
  • quejas de pesadez y malestar en el abdomen después de comer;
  • dolor a la palpación durante la exploración manual;
  • aumento insuficiente de peso en los lactantes;
  • náuseas frecuentes, amargura en la boca;
  • vómitos repetidos o prolongados;
  • estreñimiento regular o episodios frecuentes de diarrea;
  • sospecha de trastornos del desarrollo.

Además, el diagnóstico se lleva a cabo en enfermedades existentes para controlar la eficacia del tratamiento, en la preparación de intervenciones quirúrgicas y la rehabilitación tras ellas, en la detección de anomalías en análisis de sangre y orina, en lesiones abdominales.

Preparación

Para una visualización más nítida de los órganos internos, la ecografía se realiza en ayunas. Si se trata de un lactante, el momento óptimo para el examen es antes de la siguiente toma (al menos 3 horas después de la anterior) y preferiblemente en la primera mitad del día.

Los niños de 1 a 3 años deben seguir una dieta durante varios días, evitando alimentos que provoquen estreñimiento y formación excesiva de gases en los intestinos. Se prohíbe cualquier alimento 4-5 horas antes del diagnóstico, y también se prohíbe el agua una hora antes del examen. A mayor edad, también es obligatorio seguir una dieta, y el periodo de hambre es de al menos 6-8 horas. Si el niño sufre de estreñimiento, se recomienda un enema de limpieza en la víspera del procedimiento.

Resultados

Los resultados de la ecografía son interpretados por el médico que ha remitido al niño para su diagnóstico. Basándose en los resultados del diagnóstico, es posible identificar

  • diversos tipos de pancreatitis (inflamación del páncreas);
  • quistes, abscesos del hígado, páncreas;
  • inflamación de la vesícula biliar – colecistitis;
  • colelitiasis;
  • diversos tipos de tumores;
  • cambios estructurales en los ganglios linfáticos;
  • equinococosis hepática;
  • algunas anomalías congénitas: torsiones/sobrecrecimientos de la vesícula biliar, etc.

IMPORTANTE

El resultado de la ecografía no es un diagnóstico independiente y sirve como técnica auxiliar para determinar con precisión la causa de la patología en conjunción con las quejas, los datos de los análisis clínicos y otras técnicas de exploración.

Impresionantes valoraciones