fbpx

Neumología pediátrica

La neumología es la especialidad médica encargada del estudio de las enfermedades del aparato respiratorio y centra su campo de actuación en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del pulmón la pleura y el mediastino. El médico que ejerce esta especialidad es el neumólogo pediátrico.

¿Qué es un neumólogo pediátrico?

Si su hijo tiene dificultades respiratorias o un problema con los pulmones, un neumólogo pediátrico tiene la experiencia y la preparación para tratarlo. Los neumólogos pediátricos diagnostican, tratan y supervisan a niños con afecciones respiratorias y pulmonares desde el nacimiento hasta los 21 años de edad.

¿Qué síntomas requieren un neumólogo pediátrico?

Si se presentan estos síntomas, debe consultarse a un neumólogo pediátrico:

  • Tos, sobre todo si persiste durante mucho tiempo (más de 2-3 semanas) tras una infección vírica respiratoria;
  • Disnea, cuando el niño tiene dificultad para inspirar o espirar;
  • Síndrome de intoxicación (temperatura corporal elevada, debilidad, malestar general, etc.) combinado con signos de daño broncopulmonar (tos, secreción nasal, dolor de garganta);
  • sibilancias o respiración sibilante a distancia;
  • aparición de tos en un contexto de plena salud con risa, llanto, actividad física.

De vez en cuando, los padres deben consultar a un neumólogo para los niños menores de 3 años si nacieron con bajo peso y han estado recibiendo asistencia respiratoria durante mucho tiempo. Estos niños están bajo observación dinámica, ya que tienen un mayor riesgo de enfermedades broncopulmonares.

Los niños que han padecido neumonía aguda y los niños con bronquitis obstructiva deben ser controlados por un neumólogo pediátrico durante un año.

¿Qué tipos de tratamiento brindan los neumólogos pediátricos?

Las enfermedades pulmonares en los niños son diversas. Se trata de enfermedades agudas y crónicas, infecciosas-inflamatorias y alérgicas, patología congénita y hereditaria.

Un neumólogo trata estas afecciones:

  • Patologías inflamatorias del sistema broncopulmonar: bronquitis, bronquiolitis, neumonía, pleuresía, absceso pulmonar.
  • Enfermedades congénitas: fibrosis pulmonar difusa idiopática, discinesia ciliar primaria, proteinosis alveolar pulmonar y otras.
  • El asma bronquial es una enfermedad alérgica acompañada de crisis de disnea.
  • Enfermedad bronquiectásica.
  • Malformaciones del sistema broncopulmonar.
  • Lesiones pulmonares en enfermedades sistémicas (por ejemplo, fibrosis quística).

Una condición indispensable para el éxito del trabajo de un neumólogo pediátrico es su interacción con especialistas de otros perfiles médicos (otorrinolaringólogo, alergólogo, radiólogo, fisiatra, etc.). Al mismo tiempo, la Clínica Infantil Kidoz ofrece una oportunidad única de ser examinado por diferentes especialistas en un solo centro médico.

Diagnóstico de enfermedades

Los siguientes métodos se utilizan para diagnosticar patologías del sistema broncopulmonar:

  • Revisión de la radiografía de tórax. Uno de los principales métodos de investigación en neumología. Permite detectar signos de muchas enfermedades, incluidas las más peligrosas: neumonía, tuberculosis, pleuresía, absceso pulmonar, etc.
  • El estudio de la función respiratoria externa. Es uno de los métodos diagnósticos más importantes y utilizados, y permite detectar el volumen pulmonar, la permeabilidad de las vías respiratorias, la capacidad de entrada y salida, la ventilación pulmonar voluntaria máxima y otros indicadores. Puede realizarse en combinación con pruebas funcionales, por ejemplo, tras el uso de broncodilatadores (fármacos que dilatan los bronquios).
  • Ecografía de los pulmones y de la pleura. Permite confirmar la neumonía en caso de localización superficial del foco inflamatorio. Permite una visualización de alta calidad de la pleura o del derrame en la cavidad torácica.
  • Pruebas de alergia. Se realizan en caso de asma bronquial. El objetivo es identificar los principales alérgenos para eliminar el contacto con ellos en el futuro y prevenir la aparición de síntomas graves, dificultades respiratorias y falta de aliento en el niño.

Tratamiento de enfermedades

Para tratar las enfermedades del sistema broncopulmonar se utilizan sobre todo métodos conservadores. Pueden ser farmacológicos y no farmacológicos. A su vez, el tratamiento farmacológico puede ser local y sistémica.

Un neumólogo infantil puede prescribir a un niño, dependiendo de la situación clínica:

  • fármacos antibacterianos;
  • tratamiento sintomático y patogénico (antipiréticos, broncodilatadores y mucolíticos);
  • tratamiento con nebulizadores inhalatorios;
  • inhalación de adrenomiméticos o glucocorticoides.

La fisioterapia y el masaje se utilizan para acelerar la resolución de los procesos inflamatorios y tratar la tos de larga duración. Pueden utilizarse ejercicios respiratorios, espeleoterapia y haloterapia.

En el tratamiento del asma bronquial, el médico selecciona la terapia básica con medicamentos inhalados, elige la dosis, la forma y la frecuencia de administración del fármaco, y forma al niño y a los padres en el uso del inhalador y en las habilidades de autocontrol.

Prevención de enfermedades

La mayoría de las enfermedades del aparato respiratorio pediátrico son de origen alérgico o infeccioso. Para prevenir su aparición, es necesario:

  • Evite el contacto con alérgenos.
  • Evite los lugares concurridos, especialmente los mal ventilados.
  • Evitar el sobrecalentamiento o la hipotermia.
  • Vacunarse contra las enfermedades contra las que existen vacunas.
  • Reforzar la inmunidad inespecífica: endurecimiento, buena alimentación, alta actividad física.

Solicitar cita

Impresionantes valoraciones