fbpx

Horario de atención:

Miércoles de 5 pm a 7pm
Sábados de 10 am a 1 pm

Agendar cita en línea

¿Cuándo visitar al Cardiólogo Pediátrico?

La salud cardiovascular es de suma importancia en todas las etapas de la vida, incluyendo la infancia. Aunque los problemas cardíacos en los niños son menos frecuentes que en los adultos, es esencial estar alerta y saber cuándo es necesario acudir al cardiólogo pediátrico. En este artículo, te proporcionaremos información valiosa sobre los momentos en los que debes considerar la consulta con un especialista en cardiología infantil.

Síntomas y señales de alarma.

Existen algunos síntomas que pueden indicar la necesidad de una evaluación cardíaca en tu hijo. Presta atención a señales como:

  • Dificultad para respirar o respiración rápida.
  • Fatiga excesiva o cansancio después de actividades normales.
  • Dolor en el pecho o palpitaciones irregulares.
  • Mareos recurrentes o desmayos.
  • Retraso en el desarrollo físico.
  • Cianosis (coloración azulada en labios, piel o uñas). Si tu hijo presenta alguno de estos síntomas, es importante que lo evalúe un cardiólogo pediátrico para descartar cualquier problema cardíaco subyacente

Antecedentes familiares.

Los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas pueden aumentar el riesgo de problemas cardíacos en los niños. Si tienes familiares directos que han sido diagnosticados con afecciones cardíacas, como cardiopatías congénitas, es aconsejable que tu hijo sea evaluado por un especialista. El cardiólogo pediátrico podrá realizar una evaluación completa y brindar orientación sobre cualquier medida preventiva necesaria.

Detección en exámenes médicos regulares.

En algunos casos, durante los exámenes médicos de rutina, el pediatra puede identificar signos o síntomas que sugieran un posible problema cardíaco. Esto puede incluir soplos cardíacos anormales, ritmos cardíacos irregulares o presión arterial alta. En tales situaciones, el médico puede derivar a tu hijo al cardiólogo pediátrico para una evaluación más exhaustiva y un diagnóstico preciso.

Seguimiento de afecciones cardíacas conocidas.

Si tu hijo ya ha sido diagnosticado con una enfermedad cardíaca congénita u otra afección cardíaca, es esencial realizar un seguimiento regular con un cardiólogo pediátrico. El especialista trabajará en conjunto con el pediatra y otros profesionales de la salud para supervisar y tratar adecuadamente la afección cardíaca de tu hijo, garantizando así su bienestar a largo plazo.

Deportes y actividades físicas intensas.

Si tu hijo participa en deportes competitivos o actividades físicas intensas, es importante considerar una evaluación cardíaca antes de comenzar. Algunas condiciones cardíacas pueden aumentar el riesgo de complicaciones durante el ejercicio vigoroso. Un cardiólogo pediátrico podrá realizar pruebas especializadas para evaluar la salud cardíaca de tu hijo.