fbpx

Caries dental

La caries dental en los niños es la destrucción del tejido dental con la formación de una cavidad. La enfermedad se propaga rápidamente, en pocos meses un diente puede colapsarse por completo. Un dentista es responsable de encontrar las causas de la enfermedad, el tratamiento y la prevención de la caries dental en los niños.

Los niños en edad preescolar y en los primeros años de la escuela primaria, cuyos dientes de leche aún no se han transformado en dientes permanentes, son los más susceptibles a esta enfermedad. La caries dental no es infrecuente en niños de 1 a 2 años, debido a la delgadez del esmalte, sometido a pruebas diarias por la predilección de los bebés a llevarse objetos extraños a la boca.

La caries se propaga rápidamente, lo que se debe a las peculiaridades de la saliva de los niños, que aún no tiene las propiedades antisépticas necesarias. Inmediatamente multiplicarse, patógenos afectan a los tejidos sanos, y si el proceso no se detiene a tiempo, hay una alta probabilidad de pérdida completa del diente afectado.

Clasificación

En función de la profundidad del defecto cavitario, se distingue entre caries no complicada y complicada. Esta última se caracteriza por el desarrollo de pulpitis (inflamación de la pulpa), periodontitis (inflamación de los tejidos situados entre la raíz y la cavidad dental).

Dependiendo de su curso, la caries dental en los niños puede ser aguda y crónica. La primera variante también es frecuente en la primera infancia y requiere la intervención de un dentista.

Según las etapas, existen cuatro tipos de caries dental en los niños:

  1. la fase inicial se caracteriza por la aparición de una pequeña mancha en el esmalte;
  2. la segunda etapa se manifiesta por un aumento de la sensibilidad del esmalte a los alimentos y las bebidas, así como por leves dolores periódicos;
  3. la tercera fase va acompañada de un dolor intenso cuando caen sobre el diente trozos duros de comida o líquidos calientes o fríos, así como un notable oscurecimiento del esmalte en la zona dañada;
  4. la cuarta fase se caracteriza por la formación de una cavidad cariosa profunda, la destrucción de la mayor parte del diente y un dolor punzante intenso.

La caries dental avanzada provoca pulpitis, periodontitis y otras afecciones más graves que pueden acabar en la pérdida total del diente.

Causas de la caries dental

El principal responsable de la aparición de la caries dental en los niños son diversos ácidos que producen las bacterias que viven en la cavidad bucal. Si no se presta la debida atención a la higiene, las sustancias agresivas corroen el esmalte dental, contribuyendo a la desmineralización de los tejidos.

Los factores que pueden conducir al desarrollo de la caries dental y causar la enfermedad en los niños son:

  • herencia;
  • mala higiene;
  • mala nutrición;
  • defectos congénitos del esmalte;
  • apiñamiento de los dientes, que impide una limpieza a fondo;
  • enfermedades gastrointestinales;
  • inmunidad reducida;
  • deficiencia de calcio en el organismo;
  • ecología desfavorable.

La caries del biberón está provocada por:

  • enfermedades somáticas e infecciosas en los niños;
  • salivación insuficiente;
  • enfermedades crónicas en los padres;
  • lactancia prolongada o alimentación con biberón (para bebés a partir de un año de edad);
  • uso frecuente del chupete;
  • higiene bucal deficiente.

La caries dental en los niños, independientemente de la causa, el estadio o los síntomas, requiere un tratamiento profesional inmediato.

Síntomas de la caries dental en los niños

Los signos de la caries están relacionados con el estadio de la enfermedad. Al principio, se producen pequeños cambios en la estructura del tejido dental. La desmineralización del esmalte está indicada por una mancha o línea blanquecina en la zona del cuello del diente. El niño no siente molestias ni se queja de dolor. En esta fase, sólo un especialista puede diagnosticar los cambios en la estructura del esmalte.

A medida que avanza el proceso patológico, se desarrolla la fase superficial de la caries. En el esmalte dental aparece una mancha pigmentada de tono marrón o gris, áspera al tacto. Los tejidos duros del diente se vuelven sensibles a los dulces. El dentista observa el esmalte reblandecido durante el examen.

Si no se trata, la lesión cariosa pasa a la siguiente fase, que se caracteriza por la afectación no sólo del esmalte, sino también de la dentina. El defecto tiene el aspecto de una cavidad oscurecida. El tejido dental reacciona al frío y al calor, y los alimentos se atascan en la cavidad.

En la cuarta fase (profunda), el diente reacciona de forma aguda a los cambios de temperatura y a los irritantes químicos. La corona dental se destruye parcial o totalmente. El niño se queja de dolor agudo periódico.

La caries del biberón, que aparece en los lactantes, afecta al cuello del diente. Esta zona es la menos mineralizada. Las fases de desarrollo de la enfermedad son similares a las descritas anteriormente. Si no se trata, el bebé puede perder sus dientes de leche.

Diagnóstico

Los niños deben ser examinados por un dentista una vez cada 3-6 meses. En la fase inicial, los padres pueden no notar procesos cariosos en la boca del niño y poner en marcha la enfermedad. Para detectar la patología lo antes posible, los dentistas utilizan métodos especiales de examen:

  • secado de la superficie de la unidad dental;
  • tinción vital de los tejidos dentales;
  • dentoscopia ultravioleta;
  • radiografía (en caso de sospecha de complicaciones).

Tratamiento de la caries dental en niños

Los métodos de tratamiento de la caries dental en niños dependen de la fase de desarrollo del defecto. Los hay invasivos y no invasivos. Estos últimos se utilizan en la fase inicial y superficial.

Los métodos no invasivos incluyen:

  • Terapia de remineralización (saturación del esmalte con fósforo, magnesio, calcio y otros elementos beneficiosos);
  • fluoración (recubrimiento del esmalte con flúor para evitar la desmineralización);
  • ozonoterapia (tratamiento con ozono para eliminar las bacterias patógenas);
  • plateado (aplicación de una solución de nitrato de plata en las zonas afectadas).

Estos procedimientos son indoloros, duran entre 5 y 15 minutos y son adecuados para niños menores de 3 a 5 años.

La caries profunda requiere la preparación de la cavidad cariada con su posterior obturación. El método invasivo se utiliza para eliminar defectos extensos. Para eliminar los tejidos destruidos, el dentista utiliza un taladro y un chorro de agua. La cavidad limpiada se seca y desinfecta.

Tras el saneamiento, la cavidad se rellena con material de relleno. Se le da la forma anatómica de la corona dental y luego se pule para que el niño no sienta molestias. Si el esmalte es débil, se utilizan pastas y preparados especiales para reforzarlo.

Si el diente está muy destruido y las medidas conservadoras no pueden salvarlo, se recurre a la extracción. A continuación, la unidad dental que falta se restaura artificialmente para no alterar la formación de la mordida del niño. La visita oportuna al dentista puede evitar la propagación de la caries a los dientes vecinos y prevenir complicaciones graves.

El tratamiento de la caries de los dientes permanentes en los niños es el mismo que en los adultos. Para la obturación se utilizan composites que siguen el contorno de la cavidad.

Prevención de la caries

Una prevención a tiempo ayudará a evitar la caries infantil. Debe comenzar en el periodo de desarrollo intrauterino, cuando se forman los rudimentos de los dientes del bebé. La futura madre debe seguir una dieta nutritiva, utilizar productos con calcio para la formación normal de los dientes de leche y abandonar los malos hábitos.

La higiene bucal desempeña un papel importante en la prevención de patologías. Cuando aparece el primer diente del bebé, es necesario enseñarle a utilizar el cepillo de dientes. A partir de los 3 años, los niños pueden cepillarse ellos mismos los dientes y enjuagarse la boca. El procedimiento debe realizarse al menos 2 veces al día. Para fortalecer el esmalte, puede utilizar pomadas terapéuticas, pastas.

Medidas preventivas adicionales:

  • uso juicioso de un chupete bien ajustado;
  • nutrición adecuada con restricción de alimentos dulces;
  • revisiones dentales al menos dos veces al año;
  • uso de procedimientos preventivos para evitar la caries dental.


Solicitar cita

Lo que dicen las familias que nos visitan

Descubre por qué nuestros clientes nos califican con 5 estrellas