fbpx
Category: Prevención 0

Es fundamental que los niños menores de cuatro años realicen actividades acuáticas bajo la estrecha supervisión de un adulto.

El Centro Pediátrico Kidoz te hace las siguientes recomendaciones para evitar accidentes:

1. Según la Asociación Americana de Pediatras, los padres y cuidadores deben vigilar en todo momento a los niños que juegan en el agua. Unos segundos y veinte centímetros de profundidad, bastan para que se produzcan una asfixia por inmersión.

2. Evitar posibles caídas. El adulto debe conocer la profundidad de la piscina, la piscina debe utilizar marcadores de profundidad.

3. Asegurarse de que no hay obstáculos ni objetos en el fondo que puedan producir accidentes. Advertir a los niños de los riesgos de tirarse cerca del borde.

4. No permitir a un niño que no sabe nadar o flotar utilizar como protección juguetes o flotadores que no cumplan la garantía de ser salvavidas.

5. Los cusos de natación para niños son una buena medida para reducir el riesgo de asfixia por inmersión, pero no una garantía absoluta.

6. Evitar la hipotermia, que suele producirse por baños demasiado prolongados o por la temperatura del agua.

7. Las piscinas de hidromasaje o burbujas deben cubrirse con una lona dura siempre que no se utilicen.

8. Utilizar cremas de protección solar y bebidas para evitar la deshidratación.

9. Cercado completo de la piscina.

10. En caso de accidente mantener el sentido común y tener siempre a mano el teléfono de emergencias para llamar mientras nosotros comenzamos con las maniobras de reanimación


English EN Spanish ES